Además de mantener viva la comunidad y las ilusiones que hay detrás de Orsai parece que el nuevo proyecto editorial tiene cabreada a mucha gente. Yo creo que esto habría que ponérselo en el haber literario a Hernán porque ya casi nadie se cabrea por nada (y si no que se lo pregunten a los españoles). Que lo haga tanta gente y por una cosa literario-emocional no deja de tener su mérito.
En mi opinión, el cambio de modelo de suscripción propuesto es bueno por tres razones. Y claro, ya suponen que para mí estas razones superan los estropicios sentimentales y económicos que causa la suscripción anual.
1. Sostenibilidad: empezar algo como Orsai es difícil -muy difícil, diría yo- y crear una comunidad como la que se ha creado en torno a la literatura es ciencia ficción. Pero es no es lo más difícil: mantener el proyecto vivo y viable es lo más difícil, mucho más que crearlo Esto lo sabe cualquiera que haya hecho nada, sea empresarial o de ONG. Yo creía -en parte gracias a la retórica de Hernán- que la cosa se acababa con el nuevo año y cada uno a lo suyo: como me dijo un amigo cuando empezamos: “lo de Orsai es un happening vanguardista”. Entre eso y un “proyecto neoliberal” para hacerse rico hay una diferencia, aunque si alguien es capaz de hacerse rico con la literatura habría que hacerle un monumento. En el campo de las nuevas tecnologías el camino está sembrado de buenos proyectos que se murieron porque no eran sostenibles. Alternativas: rezar a la virgen, ponerse en manos de un gran patrocinador (véase Firefox con Google), publicidad (descartada en los mandamientos fundacionales de Orsai), gobiernos (defunción inmediata), o…..la comunidad. Es decir, nosotros.
2. Literatura: la cosa es que la literatura, los textos, cómics, crónicas, autores, …. sigan ocupando la mayor parte de nuestro tiempo mental, si todo va a ser dinero y gestión para los lectos y los editores, pues nos metemos a otra cosa -¿una escuela de negocios?, ¿el Banco Central Europeo?, ….-. Vamos, que la cosa es que no nos muramos de pena porque Orsai no es viable y que sigamos disfrutando de los textos.
3. Libertad: intenten “disfrutar”, comprar o suscribirse a cualquier cosa sin seguir los procedimientos establecidos por el vendedor y su cadena de distribución. Pues bien, eso se llama piratería -según ciertas leyes aprobados hace poco y un modelo económico que nuestros mercadilllos y rastros desafían hace años con gran éxito- y una de las cosas buenas de Orsai es que se puede puentear al editor y arreglárselas uno con sus propios intermediarios al precio y condiciones que uno quiera. Eso es maravilloso y sobre todo da mucha libertad. Podemos hacer casi todo lo que queramos. Una de las cosas peores de las quejas de las últimas semanas no es que no tengan razón -como digo, incluir a todo el mundo es importante- es que esperan que papá Casciari les solvente el asunto (espero que la cuestión no sea espiritual y todos queramos que nuestro ejemplar lo haya tocado el gurú con sus manos) como si se tratase el ministro del ramo: a llorarle al gobierno que seguro que lo soluciona. Estábamos cambiando nuestros hábitos también al hacer Orsai y para eso hay que usar la libertad que nos da el modelo económico y libertario del proyecto. Saltarse a los editores y negociar con los distribuidores, pero hagámoslo entre nosotros:un poco de confianza, imaginación, compromiso y unos dólares aquí y allá solucionarían casi todos los problemas. No perder a la gente que no puede comprar de golpe sigue siendo prioridad, pero hay formas de solucionarlo dentro de la nueva propuesta.
A ver si podemos volver a los textos y a los autores: de momento, el editor gana con el golpe de los nuevos fichajes.
Feliz Orsai 2012,

PD: este post se publicó como “comentario” en http://orsai.bitacoras.com/ el 5 de enero de 2012

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.
Skip to toolbar